vive la vida

Hola a todos los que puedan ver este mensaje. Quiero contaros la experiencia que sufrí el 18 de Julio de 2007. Ese día me levante como cualquier otro día a las seis de la mañana para ir a trabajar el levanarme a esa hora no es por otro motivo que me gusta dejar todo recogido y aparte y sobre todo porque me gusta madrugar.
En primer lugar diré que tengo una hija de 8 años que es un cielo y el mejor regalo que he recibido en esta vida, aunque como cualquier madre que se preocupe y se interese por sus hiijos a  veces como se suele decir "me la comería con patatas" cuando me lleva al límite, pero éso por suerte son las menos cada vez. Pues como iba diciendo, ese día todo se iba desarrollando normal, me arregle, desayune,y me vestí (a decir verdad no fue tan normal ya qaue por esos días estaba algo resfriada y estuve vomitando, pero no le puse mayor importancia ya que eso me solía pasar de vez en cuando si estaba resfriada. Bueno, sobre las 07:15 de la mañana llegue al trabajo y todo iba bien, incluso tenía algo de hambre por lo que me comí unas rodajas de chorizo y me fue a la calle a fumar un cigarrillo. Al poco rato empecé a sentir como una especie de ardor a la altura del pecho o estómago, ya que en ese momento era difícil definirlo por lo que pensé que se debería al chorizo,luego no le hice mucho caso y seguí fumando, y sin decir nada a nadie; pero el dolor seguía en aumento y yo que seguía pensando que era el famoso chorizo que me había sentado mal, lo que hacía era beber agua para así apaciguarlo, pero seguía aumentando.
Sobre las nueve de la mañana una amiga y compañera de trabajo al ver mi cara me preguntó si me encontraba mal y fue entonces cuando la conté lo que me pasaba y desde ese momento no se separó de mí en todo momento y cada dos por tres me decía "venga vamos al médico para que te vean ya que no tienes muy buena cara" a lo que yo contestaba que no que ya se pasaría. En ese momento me entraron ganas de vomitar de nuevo junto con una descomposición y fue entonces y sobre todo cuando me mire al espejo y me ví blanca; más que blanca era transparente, cuando salí del baño le dije a mi amiga que sí que quería ir al médico por lo que la pedí que me llevase a Hospitern .
Durante el trayecto que no fue mucho pensé en bastantes ocasiones que no me iba a dar tiempo de llegar, yo me encontraba totalmente desfallecida, es decir, iba sentada en el asiento del acompañante con la cabeza tirada para atras, el brazo izquierdo apoyado en el respaldo del asiento del conductor y cada vez que intentaba incorporarme o mover el brazo, parecía como si tuviese toneladas de peso sobre mí que no me dejaban y sentía como que poco a poco la vida se me iba, sensación bastante desagradable y que no se la deseo ni al peor enemigo.
Cuando llegamos a Hospiten la dije que por favor pidiese que sacasen una silla de ruedas ya que me sentía incapaz de dar un paso ya qe las fuerzas me iban fallando cada vez más; por fin una recepcionista salió con la silla y me llevó a Urgencias donde rápidamente me introdujeron en uno de los cubículos, me tomaron la tensión, me hicieron una montón de preguntas sobre lo que sentía, a continuación
me pusieron una pastilla bajo la lengua y me dijeron que había sufrido un infarto agudo de miocardio.De repente el cubículo se llenó de médicos, yo llegué creo recordar unos 5 más o menos, enfermeras, personal de rayos hacíéndome placas de pecho y un sin fin de cosas que ahora mismo no recuerdo mucho ya que yo en ese momento lo único que me apetecía era dormir.
Los doctores al ver que mi intencón era dormir no paraban de hablarme y preguntarme cosas a fin de que no  consiguiera dormirme, yo creo por el miedo por parte de ellos a que no despertarse.
Después de todas las pruebas que me hicieron me dijeron que tenían que hacerme un cateterismo y colocarme un stem pero que tenía que firmar si estaba de acuerdo lo que hice sin pensar mucho. Al mismo tiempo se lo dijeron a mi marido que también se encontraba allí
Rápidamente me prepararon y me subieron al departamento pertinente a fin de hacerme el cateterismo.
Durante la ejecución del mismo yo seguía igual, es decir, con la intención de dormirme, pero el doctor que se las sabe tiodas, no hacía sino mrarme y cuando presentía mi intención de cerrar los ojos, se ponía a hablarme de cualquier cosa a fin de mantenerme despierta.
Durante todo el tiempo que duró la intervención de lo único que yo me quejaba era del fuerte dolor de espalda que tenía que incluso no se si era por el dolor de espalda o por el líquido que me estaban introducienfdo terminé vomitando.
Una vez terminada la intervención me llevaron a la UCI donde pasé la noche sin poder dormir por el miedo de pensar que si me dormia igual no volvía a despertar y soportando el fuerte dolor de espalda que me llevó incluso a pedir un calmante ya que el dolor no lo podia resistir y eso que yo suelo aguantar bastante bien el dolor.
Al día siguiente como todo había transcurridos bien, me subieron a planta donde permanecí una semana más o menos.
Cuando me dieron el alta y una vez que llegué a casa cada vez que pensaba en lo que me sucedió,me entraba una especie de merviosismo o más bien ansiedad y no hacía sino preguntarme por qué a mí.
Después del tiempo que ha pasado me he mentalizado de que aquello sucedió porque tenía que suceder por una serie de factores que llegaron en un momento a juntarse, pero que en la actualidad lo más importante es vivir la vida, disfrutando de cada momento  con mi hija y mi marido así como con las personas que quiero y que están presentes y con las que por desgracia ya se han ido y que tanta falta me hacen.( Hay que vivir la segunda oportunidad que Dios nos da, con la mayor alegría posible y sin pensar que somos enfermos ni nada ya que si nos cuidamos un poquito, podemos hacer lo mismo que los demás e incluso viviéndolo con más intensidad.
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a vive la vida

  1. Alguien dijo:

    Hola Maria Jose, antes de nada agradecerte la visita y tu historia, decirte que los sintomas que sientes cuando te acuerdas de esa experiencia son normales, pero no te preocupes iran desapareciendo,, pero lo lamentable es que siempre nos quedara algo de la situacion vivida, me alegra que te saliera todo bien y que puedas disfrutar de una segunda oportunidad seguro que ahora vives todo desde otro enfoque al saber que tienes una oportunudad nueva en tu vida, bueno no me enrollo mas para lo que quieras estoy a tu disposicion, un fuerte abrazo desde zaragoza.
     
    Raúl.

  2. Zeny dijo:

    Me siento muy orgullosa de ti al ver lo que has escrito, por fin has verbalizado aquel día, y probablemente no ha sido fácil porque para mi no lo ha sido leerlo, aunque te tengo que dar las gracias por ello y pedirte que me sigas permitiendo disfrutar junto a ti de esa segunda oportunidad "con la mayor alegría".Te quiero cielo.Tu amigaZ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s