El maltrato psicológico

Hoy tengo ganas de contar el maltrato psicológico que sufrí durante una relación que tuve o mejor dicho sufri ya hace bastantes años y que duró más o menos siete años.
Antes que nada he de decir que nunca se puede iniciar una relación con la intención de olvidar a un amor imposible ya que no olvidarás el amor perdido y tampoco prosperará la relación que comienzas ya que partimos del principio de no estás enamorada de la nueva persona y solo buscas cosas en él que se le parezcan al verdadero amor y aunque casualmente coincidan en algunas aficciones, nunca será tu gran amor.
Después de este paréntesis sigo con la historia que es verdad en toda su extensión. A la persona en cuestión la conoci un día en la playa y he de decir que fue obra de la casualidad ya que yo siempre me ponía en el mismo sitio (soy animalito de costumbres), pero ese día hacía tan mal tiempo que no hacía sino pensar qué narices hago yo aquí con este tiempo y encima no me apetece estar, después me cambié de lugar por si cambiaba la situación ¡ilusa!, todo seguía igual; de repente un chico que se encontraba un poco más arriba que yo en la playa me pidió fuego (yo en esa época fumaba) y le dejé el mechero casi sin mirarlo y contestándolo de muy malas ganas, pero él siguio insistiendo hasta que por fin consiguió que entablase conversación. Quedamos para salir por la tarde como simples amigos que se acababan de conocer y me regaló una rosa (con sus espinas).
Así poco a poco fuimos viéndonos todos los días aunque yo seguía pensando en mi amor perdido y con la esperanza de olvidarlo, pero a su vez esperaba que me llamase todos los días al trabajo y nos pasábamos horas hablando con la complicidad de mi jefe que era un cielo.
Pero ocurrió que en una de esas llamadas, me comentó que se veía obligado a casarse con una chica que se estaba viendo y que por lo que me dijo se quedó embarazada, por lo que yo creí morir ya que encima me decía que me echaba de menos aunque sabíamos que la distancia era un obstáculo insuperable.
Desde ese momento procuré no pensar en él y centrarme en el chico que tenía a mi lado y un día de locura al poco tiempo de conocerle me fuí a vivir con él(cometiendo el gran error de mi vida, del cual siempre me arrepentiré). Durante el tiempo que estuvimos juntos, no conseguí olvidar a mi amor perdido y encima durante ese periodo de tiempo me engañó con varias chicas que incluso las llevaba a casa cuando yo no estaba.
El trato hacia mí era cada día más déspota ya que incluso me decía cuándo tenía que limpiar, lavar, etc y yo no me revelaba ya que pensaba que lo tenía bien merecido por haber actuado como actué.
Yo para vengarme de sus engaños y afin de que no pudiera salir, aunque parezca una contradición, es decir aunque de la impresión de que le quería, es sólo éso una impresión; no le planchaba la ropa con lo que un día al ver que no tenía qué ponerse empezó a tirar toda la ropa por el suelo, dando patadas y puñetazos al cesto de la ropa, pero eso sí, en ningún momento me puso una mano encima, ya que lo que utilizaba era la violencia psicológica diciéndome que era una mierda, que no serbia para nada, que era una inutilidad, que lo que tenía que hacer era echarme de su casa y así un día y otro.
En vista de que con lo que me decía no tenía forma de deshacerse de mí, un día me trajo a casa a su última conquista a fin de que hablase con ella y posteriormente le dijese si le convenía, con lo que se marchó y me dejó sola con ella; después de haber estado hablando con ella un buen rato llegué a la conclusión de que lo único que buscaba era seguir con una aventura pero sin llegar a más. Cuando se iba se volvió y me dijo "lo siento" como si la diese pena. Eso fue lo que me sacudió el orgullo y pensé que él no era merecedor de mi cariño siquiera, al poco tiempo con la ayuda de mis cuñados y aprovechando que no estaba en casa, me fui a casa de mis padres.Estando en casa de mis padres ambos tuieron la poca verguenza de llamarme por teléfono y se puso la amiguita para pedirme que volviese con él, que me echaba de menos y que ella me prometía que desaparecería de nuestras vidas; yo al escuchar todo éso se me revolvieron las hieles, m puse como una posesa y la contesté que por lo menos respetasen la casa de mis padres ya que no me habían respetado a mí y que tuviesen un poco de vergüenza y no volviesen a llamar. Yo creo que tuvieron que notar mi fuerte enfado que nunca más volvieron a llamar.
Yo llegué a pensar que todo había terminado, pero me equivoqué ya que él como persona que no está bien de la cabeza como demostró en más de una ocasión, siguio viniendo a buscarme para intentar convencerme de que volviese, yo por supuesto ya no quería saber nada de él y al ver que conmigo no conseguía nada habló con mi madre para que ella me convenciese a lo que ella le contestó "lo siento pero esa es una decisión que ha tomado mi hija, ella sabe muy bien lo que hace, confío en ella y yo no soy nadie para decirla lo que tiene que hacer. En vista que con mi madre no consiguió nada, optó por el acoso y derribo, es decir, me perseguía a todos los sitios a los que iba ya que él tenía moto y con una moto puedes seguir a las personas mejor que con coche; también me esperaba a la salda del trabajo con la consiguiente persecución hasta mi casa, me llaaba por teléfono al trabajo cuando sabía que estaba por las tardes y sino me esperaba en el portar de casa, lo que en mí iba creando una angustia y agobio que me estaba afectando a la salud.
En vista de que no había forma de que volviese con él, un día me espero en el portal de casa y empezó a amenazarme con una especie de bastón que siempre llevábamos en el coche por si había que defenderse, diciéndome que si no pensaba volver con él que le devolviese el equipo de música que había instalado en mi coche y que si no se lo daba lo rompería, aún así le dije que de eso nada, que el equpo lo pagamos entre los dos y que se quedaba en mi coche, con lo que se puso más alterado empezando a mover el bastón. Yo hoy por hoy muchas veces me pregunto como fuí capaz de hacerle frente siendo como es mucho más alto que yo y más fuerte, pero la verdad es que lo hice y gracias a Dios aquí estoy.
Pasado el tiempo y mirando atrás he llegado a la conclusión que cometí un gran error actuando como actué y que nunca, pero nunca se debe olvidar o por lo menos intentar olvidar a un gran amor con otra persona ya que nunca funciona. Saludos y ánimos a todos los que os encontreis en esta situación ya que el tiempo todo lo cura y es posible conocer otro gran amor sin necesidad que sustituya al primero.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El maltrato psicológico

  1. Claudia dijo:

    Hola!!,me impresiono tu relato,me alegro que estes bien!!!

  2. RAFA dijo:

    demuestras en este relato lo valiente que eres, has sacado mucho provecho de esta relación aprendiendo de tu fallo-error
    esto te servirá para el resto de tu vida,, me alegra que lo cuentes y que nosotros tambien saquemos partido de tu mala
    experiencia, por ello te envio un beso de corazón y gracias.

  3. margarita dijo:

    Hola.Ante todo disculparme por haber invadido tu intimidad sin pedirte permiso y ya que he leido tu escrito, me gustaria saber en concreto si ésta persona era conocedor de tu anterior situación sentimental y si sabia que estabas con él tan sólo por "despecho" o por circunstancias…has pensado en algún momento en sus sentimientos? quizás pensaste en algún momento que a él le importabas y que lo´que pretendia era llamar tu atención y ver tu reacción? era consciente de que no le amabas?… un saludo.

  4. Francisco dijo:

    Hola Aquí le dejo el poema de esta semana espero que lo disfruten un cordial saludo de sir francisc y feliz semana
     

     

     
     
    Basada En Un Hecho Real
     
    El Tatuaje en Tu Cuerpo
     
     
     

    Nos conocimos en un bar,donde la noche es feliz,en ese obscuro lugardonde las penasbailan descalzasdespues de marearlasen alcohol.
    Pasada la medianocheen un hotel de Insurgentes,acabamos desnudosmezclando nuestros genes
    Tú,buscando lunaresen mis brazos, en mi espalda.Yo,buscando tatuajesen tus senos, en tus nalgas.
    Tú,buscando cariñotal vez eso, tal vez nada.Yo, buscando placerescon tu vientre en una almohada
    Detrás de tus oídos,sobre tus blancos muslos,al final de tu espalda,y en tus hermosos tobillos……nada!
    Mi lengua recorrió,con amor,cada centímetrode tu piel ardientehaciendo un tatuaje exactode tu imagen y saboren la superficie de mi mente.
    Nos olvidamos de todoy al fin de esa jornada,los dos cansados.
    Tú,volviste a tu amorYo,a vivir el dolorde no volver verte,sólamente me quedóel tatuaje exacto de tu cuerpoen la superficie de mi mente.
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s